Saltar al contenido

▷ La artritis psoriásica – Tipos de Artritis –

Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es un tipo de artritis inflamatoria asociada con psoriasis (una afección de la piel) y síntomas articulares crónicos. Los síntomas de la psoriasis y la inflamación de las articulaciones a menudo se desarrollan por separado. En el 85 por ciento de las personas con la enfermedad, los síntomas de la psoriasis preceden a los síntomas de la artritis. La artritis se desarrolla antes de la psoriasis en hasta el 15 por ciento de las personas con artritis psoriásica.

Según los CDC, cerca de 6.7 millones de adultos en los Estados Unidos tienen psoriasis. En las personas con psoriasis, alrededor del 15 por ciento desarrolla artritis psoriásica. Se desconoce su prevalencia exacta, pero se ha estimado que oscila entre el 0,3 y el 1 por ciento de la población. La edad de inicio de la artritis psoriásica suele estar entre los 30 y 50 años, pero puede desarrollarse a cualquier edad. Hombres y mujeres se ven igualmente afectados.

 Síntomas asociados con la artritis psoriásica

Los síntomas asociados con la artritis psoriásica varían en cómo ocurren y qué articulaciones se ven afectadas. Cualquier articulación del cuerpo puede verse afectada por el dolor y la sensibilidad. Puede haber rigidez y dificultad para mover las articulaciones afectadas a través de su rango normal de movimiento. Algunas personas con la enfermedad experimentan rigidez matutina que dura más de media hora. Cuando la psoriasis está involucrada, hay parches de áreas de piel roja, irregular, elevada o escamosa. Las anomalías en las uñas pueden aparecer como picaduras y uñas engrosadas o decoloradas. Otros síntomas comunes asociados con la artritis psoriásica incluyen fatiga, dedos de las manos y los pies hinchados en forma de salchicha (dactilia), tendinitis, entesitis, dolor en la parte baja de la espalda y conjuntivitis.

Tipos de artritis psoriásica

La artritis psoriásica pertenece a un grupo de afecciones conocidas como espondiloartropatías. Existen cinco tipos reconocidos de artritis psoriásica que se diferencian por sus síntomas. Los cinco tipos, que pueden solaparse, son:

La artritis psoriásica simétrica afecta a las articulaciones de ambos lados del cuerpo (por ejemplo, ambas rodillas, ambas caderas) y, por lo general, afecta a varias articulaciones (poliartritis). Es similar a la artritis reumatoide pero típicamente es más leve con menos deformidad. Alrededor del 25 por ciento de los pacientes de artritis psoriásica tienen este tipo de enfermedad.

La artritis psoriásica asimétrica no afecta las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo. Sin embargo, cualquier articulación puede verse afectada. La apariencia de salchicha de los dedos de las manos y de los pies es común. Las articulaciones pueden estar rojas, calientes, hinchadas y dolorosas. Generalmente considerada una forma leve de artritis psoriásica, puede llegar a ser incapacitante en algunas personas. Aproximadamente el 80 por ciento de las personas con artritis psoriásica están afectadas por este tipo de enfermedad.

La Artritis Psoriásica Distal Interfalangeal Predominante (DIP, por sus siglas en inglés) es considerada el “tipo clásico”, de acuerdo con la Fundación Nacional de Psoriasis (National Psoriasis Foundation), aunque sólo ocurre en alrededor del 5 al 10 por ciento de las personas con artritis psoriásica. Las características principales de este tipo de artritis psoriásica son el compromiso de las articulaciones distales de los dedos de las manos y de los pies (la articulación más cercana a la uña), así como la evidencia de cambios en las uñas.

Espondilitis: El tipo de artritis psoriásica tiene como síntoma principal la inflamación de la columna vertebral. Aproximadamente del 5 al 20 por ciento de las personas con artritis psoriásica están afectadas por el tipo de espondilitis. Aproximadamente la mitad de las personas con espondilitis son positivas para HLA-B27, un marcador genético.

Artritis Mutilans El tipo de artritis psoriásica se considera grave, incapacitante y poco común. Menos del 5 por ciento de las personas con artritis psoriásica están afectadas. La deformidad articular caracteriza a la artritis mutilan con las pequeñas articulaciones de las manos y pies más afectadas. El dolor en el cuello y en la parte baja de la espalda también están asociados con este tipo de artritis psoriásica.

 Diagnóstico de Artritis Psoriásica

No existe una sola prueba para diagnosticar la artritis psoriásica. Se utilizan un examen físico, radiografías e imágenes por resonancia magnética para ayudar a formular el diagnóstico. Los exámenes de sangre se utilizan principalmente para descartar otros tipos de artritis con síntomas similares, como artritis reumatoide, gota, artritis reactiva, espondilitis anquilosante y osteoartritis.

Mientras que algunos aspectos de la artritis psoriásica son similares a otros tipos de artritis, las lesiones de la piel, las anormalidades en las uñas y los patrones de inflamación la diferencian de otros tipos de artritis inflamatoria. Tan pronto como el diagnóstico sea confirmado por un médico, puede comenzar el tratamiento apropiado. El diagnóstico precoz y el tratamiento precoz son importantes para controlar la enfermedad, ya que brindan la mejor oportunidad de prevenir la discapacidad, la progresión de la enfermedad y el daño articular permanente.

Tratamiento de la artritis psoriásica

Debido a que la artritis psoriásica involucra tanto manifestaciones cutáneas como articulares, el objetivo de cualquier plan de tratamiento debe tener ese doble enfoque.

Su reumatólogo tendrá en cuenta la gravedad de la enfermedad al elegir un tratamiento, así como el efecto potencial de un tratamiento en particular sobre otros aspectos de la enfermedad. Por ejemplo, ¿un medicamento elegido para controlar los síntomas de la artritis ayudará o dañará los aspectos cutáneos de la artritis psoriásica? Las comorbilidades también son un factor en la selección de un tratamiento.

Por lo general, los NSAID (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) son la medicación de primera línea para las personas con síntomas leves de artritis periférica. Para las personas con síntomas de artritis de moderada a severa, que no responden bien a los NSAID solos, se pueden usar los DMARD (medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad), como metotrexato o Arava (leflunomida). Los fármacos biológicos, como los bloqueadores del TNF, son apropiados para las personas con enfermedad grave (por ejemplo, evidencia de erosión, varias articulaciones afectadas, limitación funcional considerable). Los corticosteroides típicamente no se usan para la artritis psoriásica.

Cuando los síntomas de la piel son prominentes, quizás igual de severos que los síntomas de las articulaciones, los medicamentos que pueden controlar ambos son óptimos. Los bloqueadores del TNF se consideran un tratamiento efectivo para los aspectos cutáneos y articulares de la artritis psoriásica. El metotrexato, la fotoquimioterapia, el PUVA, el ácido retinoico y la ciclosporina A pueden ayudar tanto a la piel como a las manifestaciones articulares.

Existen medicamentos más nuevos disponibles para la artritis psoriásica que también se pueden considerar:

  • Otezla (apremilast)
  • Cosentyx (secukinumab)
  • Stelara (ustekinumab)

 Controlar la artritis psoriásica

Curiosamente, en un tiempo, se pensaba que la artritis psoriásica era una enfermedad leve. De hecho, la artritis psoriásica es más grave de lo que se pensaba originalmente. El consenso de la literatura científica ha revelado que, en términos de daño articular progresivo, el peor pronóstico está relacionado con:

  • Un mayor número de articulaciones con inflamación activa
  • Velocidad de sedimentación elevada y CRP
  • Daño articular evidente en las radiografías
  • Incapacidad para lograr una respuesta adecuada con ciertos medicamentos
  • Limitaciones funcionales
  • Mala calidad de vida

Para controlar la artritis psoriásica, es imperativo que sea evaluado, diagnosticado y tratado por un reumatólogo. Las personas con artritis psoriásica que reciben tratamiento temprano tienen la mejor oportunidad de controlar la progresión de la enfermedad y el daño articular. También se sabe que la artritis psoriásica está asociada con comorbilidades, un mayor riesgo de complicaciones y un aumento de la mortalidad, otra razón por la que el tratamiento temprano es importante.

El control exitoso de la artritis psoriásica requiere que usted cumpla con su plan de tratamiento, haga ejercicio, utilice técnicas de protección de las articulaciones, mantenga su peso ideal y controle las comorbilidades (por ejemplo, enfermedades cardiovasculares).

▷ La artritis psoriásica – Tipos de Artritis –
5 (100%) 5 votes